Mantener vivo el deseo de ver realizados los sueños, será la fuerza que te motive a la acción y alcanzarlo.

La carta escrita al Niño Jesús, con la ternura y la espontaneidad de un niño, en esta Navidad.