9. ene., 2021

¡UNETE A LA COMUNIDAD DEL BIENESTAR!

Durante mi etapa de crecimiento, fui rodeada de una gran cantidad de marcas que pasaban por mis ojos, en forma de alimentos, bebidas, productos de belleza, para el aseo del hogar y personal, refrescos, ropa, etcétera, y era clásico escuchar decir a los mayores encargados de los gastos, al momento de enviar por las compras a terceros, la recomendación casi que cantada, de cómo el encargo se debía realizara bajo la estricta selección de las marcas que se usaban.

Era indudable la eficacia de la publicidad en la T.V. la radio o las recomendaciones de amigos y visitantes, pues se instalaba en la mente y determinaba la voluntad de estas personas.

Para bien o no, “esta tradición” hacía tránsito en las siguientes generaciones, sin que alguna contradijera tal cultura de consumo, a menos que de por sí, la marca desapareciera, se fusionara o se renovara. Podría extenderme en el ámbito del consumo, las ventas, la persuasión de las compañías, el marketing y muchos otros aspectos que hacen que estos comportamientos se vuelvan masivo- compulsivos, y que pocos sean los que se detengan por un momento a determinar aspectos como costo/beneficio, para continuar perpetuando la tradición.

Solo bastó con que la industria del bienestar, pusiera sus ojos en la calidad de vida de los habitantes del planeta, mucho más allá que en los problemas de sobrepeso, y se enfocara en la reducción de los problemas de salud de las personas y de igual manera lo percibiera la sociedad en general.

En concordancia con esta apuesta por la salud, se observa a la gente buscando las formas de hallar más plenitud y tranquilidad, que músculos; alejándose de los alimentos procesados, con menos azúcar y más fibra, para balancear su nutrición y darles un respiro a los posibles desórdenes alimenticios de otrora, y así alcanzar una longevidad mucho mas digna y gratificante, de esta manera, el consumo de comida que funcione como reparador celular, desintoxicante o activador de defensas, cada vez toma un espacio más protagónico dentro de los productos de la canasta familiar.

La eficacia del mensaje a través de la industria del bienestar, se observa en el dato del Global Wellness Institute, el cual revela que la industria del bienestar mueve U$ 3.400 billones de dólares al año, concluyéndose que la visión frente al tema de la calidad de vida, por parte de los consumidores es mucho más integral, y centran su atención en prevenir posibles daños a su salud.

En este sentido, el bienestar se extiende hasta los sistemas empresariales u organizacionales, ya que dentro de los presupuestos que manejan, destinan un rubro para ofrecer a sus empleados una serie de actividades programadas y destinadas a mejorar su bienestar, como por ejemplo, pausas activas, charlas de motivación y crecimiento personal, ejercicios de meditación, entre otros.

Personalmente, siempre he considerado que la salud es un precioso e invaluable tesoro, que sin ella, la existencia de las personas se ve agredida y de alguna manera, debemos reparar lo que por genética o por descuido, se haya generado en nuestro organismo.

Hay frases de cajón para expresar lo que viene a continuación, pero lo haré a mi manera de decir las cosas, “si está en mis manos la posibilidad de vivir un poco más, no evadiré mi responsabilidad y haré lo que tenga que hacer”.

Nunca había escuchado que una compañía se fijara tanto en el bienestar y la prosperidad de las personas, como lo hace GANO EXCEL o GANO ITOUCH, en las américas, porque además de tener un producto contundentemente ganador por su efectividad, su alta rotabilidad, recurrencia, y por recomendarlo, me pagaran.

Sólo hasta que me correspondió, lo entendí, y es que por tomar un delicioso producto, también me reconocían unos ingresos que van en aumento y lo único que hice fue contar mi testimonio y dar a probar a las personas de mis círculos cercanos, y cada vez somos más, porque estoy en la industria del bienestar, la industria del trillón de dólares.

Observa los siguientes datos según Global Wellness Institute las ramas del bienestar que más crecieron fueron:

salud pública y medicina personalizada o preventiva (+23,5%); fitness de cuerpo y mente (+21,4%); bienes raíces dedicados al bienestar y el estilo de vida (+18,6%); turismo wellness (+14%); comida saludable, buena nutrición y pérdida de peso (+12,8%).

Conservar la salud es un estilo de vida en mi vida, que promuevo como lo digo, más allá de alcanzar un cuerpo perfecto, deseo una vida con calidad, porque todos tendremos un encuentro inevitable y una despedida de este planeta, pero mientras llega, seamos agradecidos con este cuerpo que nos sostuvo mientras estuvimos y que al irnos, tendremos que regresar.

Martha Gutiérrez Lobo

Especialista en docencia para la literatutra infantil

Coach y desarrolladora de contenidos