Definitivamente, Dios tiene un primer lugar en nuestras vidas y si no se lo das, Él lo reclamará. porque siempre ha estado para nosotros y nunca nos falla, nunca nos abandona. 

Se dice que el Salmo 91 fue escrito en medio de una pandemia como la actual, (Samuel 2: 24-13), y es algo que llamó mi atención, porque si lees la historia, siempre, a través de los tiempos, la humanidad, ha tenido afugias extremas, hoy comparto el Salmo 91, conocido como: "El himno triunfal de la esperanza". Y este aparte, encontrado en una valiosa joya literaria, me sirve de apoyo, para complementar mi mensaje:
'Vivimos días de ansiedad e incertidumbre. El mundo entero está con miedo. De pronto hemos tomado conciencia de la fragilidad de la vida. ¿Qué pasará mañana? La fortaleza en la que el hombre contemporáneo se creía seguro se ha tornado debilidad, hay grietas en la roca y nos sentimos vulnerables. La gente busca un mensaje de serenidad y
tranquilidad. ¿Dónde encontrarlo?'
Para encontrar respuesta. Pon tu fe y tú confianza en Dios Feliz y bendecido día donde te encuentres 
 
1 El que habita al abrigo del Altísimo
Morará bajo la sombra del Omnipotente.
 
2 Diré yo a Jehová: Esperanza mía, y castillo mío;
Mi Dios, en quien confiaré.
 
3 El te librará del lazo del cazador,
De la peste destructora.
 
4 Con sus plumas te cubrirá,
Y debajo de sus alas estarás seguro;
Escudo y adarga es su verdad.
 
5 No temerás el terror nocturno,
Ni saeta que vuele de día,
 
6 Ni pestilencia que ande en oscuridad,
Ni mortandad que en medio del día destruya.
 
7 Caerán a tu lado mil,
Y diez mil a tu diestra;
Mas a ti no llegará.
 
8 Ciertamente con tus ojos mirarás
Y verás la recompensa de los impíos.
 
9 Porque has puesto a Jehová, que es mi esperanza,
Al Altísimo por tu habitación,
 
10 No te sobrevendrá mal,
Ni plaga tocará tu morada.
 
11 Pues a sus ángeles mandará acerca de ti,
Que te guarden en todos tus caminos.
 
12 En las manos te llevarán,
Para que tu pie no tropiece en piedra.
 
13 Sobre el león y el áspid pisarás;
Hollarás al cachorro del león y al dragón.
 
14 Por cuanto en mí ha puesto su amor, yo también lo libraré;
Le pondré en alto, por cuanto ha conocido mi nombre.
 
15 Me invocará, y yo le responderé;
Con él estaré yo en la angustia;
Lo libraré y le glorificaré.
 
16 Lo saciaré de larga vida,
Y le mostraré mi salvación
_________________________
 

Permanezcamos en oración y acción, ¿Qué debo hacer? Házlo. Sé consciente de tu fragilidad como humano. ¿Quién soy Yo? Reconoce tus fortalezas, y fortalécelas aún más, honrando lo que eres en escencia. No te distraigas en el ego.

 
 Martha Gutiérrez Lobo

Coach- facilitadora-oradora

Fundadora y directora de:

MGL PERSPECTIVA HUMANA