Con la certeza y tranquilidad, que te proporciona tu fe.